Home » Blog » Todo sobre la visita a Bélgica

Todo sobre la visita a Bélgica

Bélgica es un país que está rodeado por Francia, Alemania, Luxemburgo, Suiza, Francia de nuevo y los Países Bajos. La frontera entre estos países es muy pequeña, lo que hace muy fácil llegar a este hermoso país.

La capital de Bélgica es Bruselas y es la ciudad más europea.

La mejor época para visitar Bélgica es la de verano, que va de junio a agosto.

Bruselas es una ciudad bilingüe y tiene una muy buena relación con las demás culturas regionales europeas.

La fuerte cultura europea fue creada por los americanos durante la Primera Guerra Mundial. Después de eso, la influencia de los americanos en la cultura de Europa fue muy fuerte y todavía lo es. Por desgracia, desde la segunda guerra mundial, los estadounidenses han sido los mayores exportadores de cine y su cultura ha sido más o menos destruida en Europa.

Sin embargo, los franceses, los Bus, los románticos, los grandes metropolitanos son muy famosos en Bélgica.

Marg detalló por qué pensaba que la ciudad era la más bella del continente europeo.

“Es la Bruselas que salva las ciudades bonitas. Hay parques, pubs en las azoteas, iglesias elegantes y otras cosas que no se encuentran en otras ciudades. Estoy segura de que disfrutarás de una ciudad muy bonita mientras la sigas visitando”. También mencionó que era muy bonito y emocionante recorrer el mercado, pero que el momento más emocionante de su estancia fue la cena.

abelle solía ir al cine dos veces a la semana: por la mañana a la 1 y por la tarde a las 7. También le gustaba ir de compras. Le gustaban especialmente las películas que se proyectaban en el Arca.

El Arca es un cine con un subgrupo independiente. Los vendedores de palomitas también trabajan allí. El sentimiento de los cuartos de los vendedores de palomitas se puede escuchar en el vestíbulo.

selwaod hizo algunas preguntas peculiares y divertidas como: “¿Qué te metes en la boca?” (para el stein of lamb), “¿Qué piensas hacer este fin de semana?” (Brisvegas), “¿Por qué estás en la cama a medianoche?” (Bristol). Muchas de las preguntas tenían que ver con la comida, las recetas y la naturaleza.

Disfruté mucho de las preguntas. Era la primera vez que iba al cine y me sorprendió que la gente que estaba sentada en la última fila y disfrutaba de la película fuera la misma que estaba sentada en la primera fila del teatro.

selwaod hizo algunas preguntas al principio de la película. Recuerdo que preguntó: “¿De dónde vienes?”

Tuve que pensar por un segundo… De donde había venido no podía ni recordar… Tuve que pensar en algo… Pero esa pregunta me tocó una fibra sensible en lo más profundo de mi ser.

Tal vez sea por la intensidad de la pregunta o por la inusual respuesta que di.

No, no soy una de esas personas que dominan los idiomas.

Así es como lo expresé.

Me pregunto cómo han respondido a esta pregunta otras personas que no estaban allí cuando se hizo la película.

ben es o no es tuyo

(¿Dice que no es un programa de televisión?

Es una escena de la película.

Es una escena que acabo de recordar… ya sabes, esa en la que sales del cine tarareando el tema de tu película favorita junto al amor de tu vida).

preguntó Selwaod: “¿De dónde vienes?”

Tuve que pensar por un segundo… No se me ocurrió mejor manera de expresarlo que comparar todo el viaje de la película con un gran viaje.

Es una película sobre un niño y su perro.

Piensa en la película “La resaca”.

Es una película sobre Heath Ledger que de repente se da cuenta de que ha ido demasiado lejos.

Recoge el equivalente a un millón de dólares en donaciones para un instituto de rehabilitación que ha creado. Tiene éxito, con 3 millones de dólares.

Sólo unos días antes, había organizado un acto benéfico por valor de 5 millones de dólares.

No necesita los 5 millones de dólares. Tiene los 3 millones. Tiene el cálido aguardiente del acto benéfico. Tiene los 5 millones, el aire caliente, el carisma de un televangel. Se ha convertido en un televangel sin los inconvenientes de un televangel.

Antes de que comience la película, le pregunta a la mujer con la que viaja: “¿Cuántos de ustedes quieren morir hoy?”.

Luego continúa: “¡Quiero morir ahora mismo!”

Es mi opinión que los televangelistas sin Dios dan un mal nombre a su causa. oratoria ampulosa e interpretación bíblica. Bloqueando el Espíritu Santo para la relación de Dios con sus compañeros creyentes. Todo por ser apóstoles para los demás.